LOGRAR LA LIBERTAD POR TODOS LOS MEDIOS QUE SEAN NECESARIOS (DISCURSO DE MALCOM X)

20 de diciembre de 1964
Salón Audubon, Harlem, New York

Reproducimos aquí, casi en su totalidad, el discurso que pronunció Malcom X en una reunión de la Organización de la Unidad Afro-Americana. Malcom invitó en esta ocasión a la activista pro derechos civiles Fannie Lou Hamer de Misisipi y al coro musical de la Coordinadora No Violenta de Estudiantes (SNCC).


[…] Si analizamos el último período de lucha, creo que estaríamos todos de acuerdo en que hemos ensayado diferentes modelos de lucha, que hemos luchado de diferentes formas. Ninguna de las vías que probamos produjo jamás los resultados que estábamos buscando. Si hubiera sido productiva, habríamos continuado por esa misma vía. Es probable que hayamos ensayado más métodos diferentes que cualquier otro pueblo. Pero al mismo tiempo pienso que hemos probado más métodos erróneos que cualquier otro pueblo, porque la mayoría de los pueblos han logrado más libertad que nosotros. Dondequiera que mires, la gente logra su libertad más rápido que nosotros. Se ganan más respeto y consideración y más rápido que nosotros. Nosotros obtenemos promesas, pero jamás logramos lo que en verdad tenemos que conseguir. Y la razón fundamental es que todavía tenemos que aprender la táctica o la estrategia o el método apropiado para ganar la libertad.

Creo que una de las cosas que ha hecho que nuestro pueblo en este país haya ensayado tantos métodos es que los tiempos han cambiado con mucha rapidez. Lo que era apropiado hace 10 años, no lo era hace siete años o cinco años o tres años. Los tiempos cambian tan rápidamente que si tú y yo no nos mantenemos al tanto, nos vamos a encontrar con un paraguas en la mano el día que hace sol. O nos va a agarrar la lluvia en la calle cuando dejemos el paraguas en casa. Si no nos mantenemos al corriente, no podremos demostrar la inteligencia necesaria para indicarle al mundo que sabemos qué horas son y que sabemos lo que ocurre a nuestro alrededor […]

Varias personas me han preguntado recientemente, desde que regresé: “¿Cuál es tu programa?” Es a propósito que hasta ahora no he mencionado en forma alguna cuál es nuestro programa, porque llegará un momento en que lo daremos a conocer para que todos lo puedan entender. Las políticas cambian, y los programas cambian según los tiempos. Pero el objetivo nunca cambia. Uno puede cambiar su método para lograr el objetivo, pero el objetivo jamás cambia. Nuestro objetivo es la libertad total, la justicia total, la igualdad total, por todos los medios que sean necesarios. Eso jamás cambia. El reconocimiento y el respeto totales e inmediatos como seres humanos, eso no cambia, eso es lo que todos queremos. No importa a qué organismo pertenezcas, sigues queriendo lo mismo: reconocimiento y respeto como ser humano. Pero de vez en cuando cambias los métodos que usas para lograrlo. Y la razón es que hay que cambiar el método según los tiempos y las condiciones que prevalecen. Y una de las condiciones que predominan en este mundo en la actualidad, y sobre la cual somos muy ignorantes, es nuestra relación con las luchas de liberación de los pueblos en todo el mundo.

Aquí en Estados Unidos siempre hemos pensado que estábamos luchando solos, y la mayoría de los afroamericanos te dirán eso: que somos una minoría. Al pensar que somos una minoría, luchamos como una minoría. Luchamos como perdedores. Luchamos como si estuviéramos en desventaja. Ese tipo de lucha ocurre porque todavía no sabemos dónde encajamos en el mundo. Nos han manipulado para impedir que realmente sepamos y comprendamos correctamente dónde encajamos en el mundo. A ti y a mí nos resulta imposible saber qué posición ocupamos hasta que no miremos a nuestro alrededor por todo el mundo. No solo mirar a nuestro alrededor en Harlem o Nueva York o Misisipi o Estados Unidos… tenemos que examinar todo el mundo. No sabemos qué posición ocupamos hasta que no sepamos qué posición ocupa Estados Unidos. No sabrás qué posición ocupas dentro de Estados Unidos hasta que no sepas qué posición ocupa Estados Unidos en el mundo. No sabremos qué posición ocupamos tú y yo en este contexto, lo que conocemos como Estados Unidos, hasta que no sepamos qué posición ocupa Estados Unidos en el contexto mundial.

Cuando tú y yo estamos dentro de Estados Unidos vemos a Estados Unidos como algo inmenso, recio e invencible. Claro, y cuando enfrentamos a Estados Unidos en ese contexto, lo hacemos como limosneros, con el sombrero en la mano. Como tíos Tom, en realidad, solo que del siglo XX. Pero si entendemos lo que está ocurriendo en esta tierra y lo que está ocurriendo hoy en el mundo, y encajamos a Estados Unidos en ese contexto, nos daremos cuenta de que, después de todo, no es tan imponente, no es tan invencible. Y cuando te das cuenta de que no es invencible, ya no ves a este país como si estuvieras bregando con alguien que es invencible.

Como regla general, la estrategia de Estados Unidos hasta ahora ha sido la de sentar a todos nuestros líderes en su regazo y rodearlos de dinero, de prestigio, de halagos, y hacerlos saltar y decirles lo que tienen que decirnos. Y ellos siempre nos dicen que estamos en desventaja, que no tenemos ninguna posibilidad, que tenemos que hacerlo sin violencia y con cuidado, porque de lo contrario vamos a salir lastimados o vamos a consumirnos en una lucha inútil. No nos tragamos esa mentira.

En primer lugar, queremos saber ¿qué somos? ¿Cómo llegamos a ser lo que somos? ¿De dónde vinimos? ¿A quiénes dejamos detrás? ¿Dónde están los que dejamos detrás y qué están haciendo ellos en los lugares donde nosotros vivíamos? Esto es algo que no se nos ha dicho. Nos trajeron aquí y nos han aislado, y lo más cómico es que nos acusan a nosotros de introducir la “separación” y el “aislamiento”. Nadie está más aislado que tú y yo. No hay sistema en el mundo que sea más capaz de separar y aislar completamente a un pueblo que este sistema al que ellos llaman el sistema democrático; y tú y yo somos la mejor prueba de ello, el mejor ejemplo. Nos separaron de nuestro pueblo y hemos estado aislados aquí por mucho tiempo.

Y este proceso ha sido tan completo que ahora ni siquiera sabemos que existe gente que se parece a nosotros. Cuando los vemos, los vemos como si fueran extraños. Y cuando vemos gente que no se parece en absoluto a nosotros los llamamos nuestros amigos. Es una vergüenza. Demuestra lo que nos han hecho. Sí, me refiero a nuestra propia gente, cuando nuestra propia gente viene y se ve exactamente como nosotros, gemelos nuestros, ni podemos diferenciarlos, y decimos: “ellos son extranjeros”. Sin embargo aquí nos están dando de palos por tratar de arrimarnos a alguien que ni se parece a nosotros ni huele como nosotros.

De manera que puedes ver la importancia de estas reuniones que hemos realizado los domingos por la noche durante las últimas dos o tres semanas, y que vamos a continuar por un par de semanas más. No se trata de plantear un programa; no se le puede dar un programa a un pueblo hasta que no se dé cuenta que lo necesita, y hasta que no se dé cuenta de que todos los programas que han existido hasta ahora no van a dar resultados productivos. Por eso lo que nos gustaría hacer los domingos por la noche es abordar nuestro problema, y nada más analizar y analizar; y plantear cosas que no entiendas; para que al menos así podamos tratar de que entiendas mejor lo que enfrentamos.

Yo creo que si el pueblo logra comprender a fondo el problema que enfrenta y las causas básicas que lo originan, el pueblo mismo creará su propio programa; y cuando el pueblo crea un programa, hay acción. Cuando estos “líderes” crean programas no hay acción. Solo los vemos cuando el pueblo estalla. Entonces inyectan a los líderes en la situación y les dicen que la controlen. No puedes mostrarme un líder que haya originado un estallido. No, ellos vienen a detener el estallido. Ellos dicen: “No se pongan bravos, pues, sean inteligentes”. ¡Ése es su papel! Están ahí para frenarnos a ti y a mí, para frenar la lucha, para encauzarla de cierta manera y no dejar que se descontrole. Mientras que tú y yo no queremos que nadie nos impida descontrolarnos. Queremos descontrolarnos. Queremos aplastar todo obstáculo que se interponga en nuestro camino, si es algo que no debería existir.

Oye bien lo último que acabo de decir: no solo dije que queremos aplastar todo lo que se interponga en nuestro camino. Dije que queremos aplastar todo lo que se interponga en nuestro camino si es algo que no debería existir. ¿Ves? He tenido que darle la idea completa porque cuando salga en el periódico van a decir que queremos aplastar a todo el mundo. No, yo no dije eso. Dije que aplastaremos todo lo que se interponga en nuestro camino si se trata de algo que no debería existir. Eso es lo que quiero decir. Si es algo que no debería existir, vale la pena aplastarlo. Este país practica eso… la fuerza. Este país aplasta todo lo que se interpone en su camino. Este país tritura todo lo que se interpone en su camino. Y como somos norteamericanos -nos dicen ellos-, muy bien, lo haremos al estilo norteamericano. Aplastaremos todo lo que se interponga en nuestro camino.

Éste es el tipo de filosofía que queremos difundir entre nuestro pueblo. No necesitamos darle un programa, todavía no. Primero hay que darle algo en qué pensar. Si le damos algo en qué pensar, y lo ponemos a que piense de la forma en que debe pensar, podrá ver claramente a través de todas las telarañas que existen. No es más que una obra de teatro: ese guion lo escribió otra persona. El pueblo tomará ese guion y lo romperá, y escribirá uno propio. Y puedes estar seguro de que cuando tú mismo escribes el guion, siempre haces algo distinto de lo que harías si siguieras el guion de otra persona.

Por eso, hermanos y hermanas, debemos estar conscientes del papel que desempeña actualmente en los asuntos mundiales, en primer lugar, el continente africano; en segundo lugar, el pueblo de ese continente; y en tercer lugar, los que tenemos la misma sangre que el pueblo de ese continente pero que, por algún capricho de nuestra propia historia, nos hallamos hoy aquí en el hemisferio occidental.

Siempre ten en mente que nuestra existencia en el hemisferio occidental difiere de la de los demás, porque los otros que están aquí llegaron voluntariamente. Todos los que veas en esta parte del mundo tomaron un barco y llegaron aquí voluntariamente; llegaron como inmigrantes o lo que sea, llegaron voluntariamente. Por eso no tienen una queja verdadera, porque consiguieron lo que buscaban. Pero tú y yo podemos quejarnos porque no llegamos aquí voluntariamente. No nos preguntaron si queríamos venir. Nos trajeron a la fuerza, en contra de nuestra voluntad, y encadenados. Y en ningún momento desde que llegamos han actuado como si nos quisieran tener aquí. En ningún momento. En ningún momento han pretendido siquiera demostrar que nos trajeron aquí para hacernos ciudadanos. Si ellos ni siquiera pretenden, ¿por qué habremos de pretender nosotros?

Mira el continente africano hoy en día, observa qué posición ocupa en este mundo y te darás cuenta que hay una pelea entre Oriente y Occidente. Antes era entre Estados Unidos y Occidente por un lado y Rusia por el otro, pero ya no están peleando. Kennedy convirtió a Rusia en un satélite. Puso a Jrushov en su bolsillo; sí, hasta le costó el empleo a Jrushov. Ahora la pelea es entre Estados Unidos y China. En el capo de Occidente, Estados Unidos es supremo. La mayoría de los otros países de Occidente son satélites de Estados Unidos. Inglaterra es un satélite de Estados Unidos. Todos son satélites, quizás con la excepción de Francia. Francia quiere que Estados Unidos sea su satélite. Uno nunca sabe lo que traerá el futuro. Si lees historia aprendes que naciones mejores que ésta han caído. La mayoría de los países comunistas europeos todavía están en la órbita de Rusia. Pero en Asia el centro del poder es China.

Entre los países asiáticos, o bien son comunistas o socialistas: ya no se encuentran muchos países capitalistas. Casi todos los países que han logrado su independencia han ideado algún tipo de sistema socialistas, y no es por casualidad. Ésta es otra de las razones por las que te digo que tú y yo, aquí en Estados Unidos -que buscamos trabajo, que buscamos mejor vivienda, que buscamos una mejor educación- antes de comenzar a tratar que se nos incorpore, o integre, o desintegre en este sistema capitalista, debemos ver lo que hacen en esos países y averiguar qué sistema han adoptado los pueblos que han conquistado su libertad para obtener mejores viviendas y mejor educación y mejor comida y mejor ropa.

Ninguno de ellos opta por el sistema capitalista porque se dan cuenta que no pueden. Para dirigir un sistema capitalista hay que ser como un buitre; para ser capitalista hay que tener a quién chuparle la sangre. Muéstrame un capitalista y te mostraré un chupasangre. Si se trata de un capitalista, no puede ser más que un chupasangre. Tiene que sacarla de algún lugar que no sea de sí mismo, y así la saca… de cualquier lugar o de cualquier otra gente que no sea él mismo. Por eso, cuando vemos el continente africano, cuando vemos la pugna que hay entre Oriente y Occidente, descubrimos que las naciones en África están desarrollando sistemas socialistas para resolver sus problemas.

Hay algo que Martin Luther King mencionó el otro día en el Armory, que considero muy significativo. Espero que sepa realmente lo que estaba diciendo. Mencionó que mientras estuvo en algunos de esos países escandinavos no vio pobreza. No había desempleo, no había pobreza. Todos recibían educación, todos tenían una vivienda digna; condiciones dignas en todo lo necesario para subsistir. Pero, ¿por qué mencionó esos países en su lista como si fueran diferentes?

Éste es el país más rico del mundo, pero hay pobreza, hay viviendas miserables, hay tugurios, hay un sistema de educación inferior. Y éste es el país más rico del mundo. Ahora bien, si esos países que son pobres pueden encontrar una solución a sus problemas para que no haya desempleo, entonces tú, en lugar de estar correteando por la ciudad montando piquetes contra el ayuntamiento, deberías detenerte y averiguar qué hacen en esos países para resolver sus problemas. Por eso el hombre en el poder no quiere que tú y yo miremos más allá de Harlem, más allá de las costas de Estados Unidos. Mientras no sepas lo que ocurre en el exterior, estarás completamente confundido cuando tengas que bregar con ese hombre aquí en este país. Lo que quiero decir es que lo que emplean para resolver sus problemas no es el capitalismo. Lo que están empleando para resolver sus problemas en África y en Asia no es el capitalismo. Y nosotros debemos averiguar qué emplean para librarse de la pobreza y de todas las otras características negativas de una sociedad en ruinas.

África está situada de manera estratégica, geográficamente está entre Oriente y Occidente; es la propiedad más valiosa en la lucha entre Oriente y Occidente. No puedes viajar al Oriente, ni del Oriente al Occidente, sin pasar por África. Ahí está metida entre los dos. Se acurruca cómodamente en su nido entre Asia y Europa; está cerca de los dos. Los recursos naturales que se necesitan en Europa y que reciben de Asia no pueden llegar a Europa sin pasar alrededor de África, a través de África o por el canal de Suez que se encuentra en el extremo de África. Puede interceptar el pan de Europa. Puede noquear a Europa de un día para otro, sin más ni más. Porque está en una posición que le permite hacerlo; el continente africano está en una posición que le permite hacerlo. Pero quieren que tú y yo pensemos que África es una selva, sin valor, sin importancia. Porque saben también que si supieras lo valiosa que es, te darías cuenta de por qué allí están matando a nuestra gente. Y te darías cuenta de que no es por ningún motivo o ninguna razón humanitaria.

Además, África es importante como continente por su clima tropical. Su vegetación es tan espesa que se puede tomar cualquier parte de África, emplear métodos agrícolas modernos y convertir esa parte sola en el granero del mundo. Casi cualquiera de los países africanos podría alimentar solo al continente entero, si tan solo tuviera acceso a la gente con el conocimiento técnico necesario para poner en práctica allí los métodos de la agricultura moderna. Es fértil. Una selva no es más que un lugar donde la vegetación es muy espesa… el suelo es tan fértil y el clima es tan bueno, que todo se puede cultivar, y no solo por estaciones… puede cultivarse todo el tiempo. Siempre es la estación para producir. Eso quiere decir que ahí se puede cultivar cualquier cosa, se puede producir cualquier cosa.

A su riqueza y a su posición geográfica estratégica se añade el hecho de la existencia del canal de Suez y el estrecho de Gibraltar. Esos dos estrechos angostos pueden interceptar cualquier cosa, todo lo que Europa necesita. Todo el petróleo que hace funcionar a Europa pasa por el canal de Suez hacia el mar Mediterráneo, a lugares como Grecia e Italia y el sur de España y Francia y toda esa región; o pasando el estrecho de Gibraltar y enfilando hacia Inglaterra. Y ellos lo necesitan. Necesitan pasar por el canal de Suez. Cuando Nasser se apoderó de Suez, por poco se mueren en Europa. Les pegó un susto mortal… ¿por qué? Porque Egipto está en África, es más, Egipto está en África y en Asia […]

Antes de que se construyera el canal de Suez era un solo continente, realmente no podías diferenciar entre África y Asia. Era lo mismo. Cuando el presidente Nasser tomó el canal de Suez, por primera vez el canal de Suez quedó bajo la jurisdicción absoluta de una nación africana, y por lo tanto otras naciones tenían que bregar con esta nación africana si querían sobrevivir, si no querían que se les cortara el petróleo y otras fuentes de suministros. Esto tuvo un efecto inmediato en las actitudes europeas y en las medidas económicas europeas. Comenzaron a idear nuevos medios, nuevas rutas, para conseguir las cosas que necesitaban. El oro es otra de las razones por las que el continente es tan importante. Posee algunos de los yacimientos de oro más vastos del mundo, y de diamantes también. No solo los diamantes que se ponen en el dedo o en la oreja, sino diamantes industriales, diamantes que se necesitan para hacer máquinas; máquinas que no pueden funcionar o no pueden moverse a menos que tengan estos diamantes. Estos diamantes industriales desempeñan un papel clave en toda la industrialización de las naciones europeas, y sin estos diamantes su industria se detendría.

Por lo general tú y yo conocemos los diamantes por los anillos, porque esos son los únicos diamantes que hemos visto, o porque son los únicos diamantes que nos imaginamos. No pensamos en términos de diamantes para otros usos. O pensamos en los diamantes del campo del béisbol, algunos de nosotros no pasamos de eso.

No solo diamantes, sino también cobalto. El cobalto es uno de los minerales más valiosos hoy en el mundo, y creo que África es uno de los pocos lugares donde se pude conseguir. Lo usan en el tratamiento del cáncer, y lo usan en el campo de la energía nuclear del que tanto has oído hablar. Cobalto y uranio: los mayores yacimientos se encuentran allí en el continente africano. Y esto es lo que busca ese hombre. El hombre ése quiere que solo te preocupes por una taza de café, mientras que él está allí en tu patria, apoderándose de minerales que son tan valiosos que hacen que el mundo dé vueltas. Y mientras tanto tú y yo andamos por aquí tratando de ganarnos el derecho de tomarnos un café al lado de un racista.

Es una de las fuentes más ricas de hierro y bauxita y madera e incluso petróleo, y la industria occidental necesita todos estos minerales para poder sobrevivir. Los industrialistas occidentales necesitan todos estos minerales naturales para que sus industrias sigan funcionando al ritmo de siempre. ¿Podemos comprobarlo? Sí. Sabes que Francia perdió sus posesiones en África; que Bélgica perdió el Congo; que Inglaterra perdió Nigeria y Ghana y otras áreas de habla inglesa; que Francia perdió Argelia, o, mejor dicho, que los argelinos se apoderaron de Argelia.

Tan pronto como estas potencias europeas perdieron sus posesiones africanas… Bélgica tuvo una crisis económica el mismo año en que puso en libertad al Congo. Tuvo que reajustar toda su economía, y sus métodos económicos tuvieron que rectificarse, porque había perdido posesión de la fuente de la mayoría de sus materias primas, materias primas que obtenían casi gratuitamente, casi sin precio y sin esfuerzo. Cuando llegó a una situación en la que ya no tenían acceso a estas materias primas gratuitas, eso afectó su economía. Afectó la economía francesa. Afectó la economía británica. Afectó tanto a todos esos países europeos que tuvieron que unirse y formar lo que se conoce como el Mercado Común Europeo. Antes de eso, jamás se había oído nada acerca de un Mercado Común Europeo.

El Congo, por ser la entrada a África Sudoccidental, Rodesia del Sur, Basutolandia, Suazilandia y Sudáfrica, es un país en el continente africano que está situado tan estratégicamente desde el punto de vista geográfico que si cayera en manos de un verdadero nacionalista africano, éste podría permitir que soldados africanos se entrenaran en el Congo para invadir Angola. Cuando invadieran Angola, Angola tendría que caer, porque allí hay más africanos que portugueses, y ya no podrían seguir controlando a Angola. Y si el Congo cayera en buenas manos, que no fueran las de Tshombe, entonces caería Angola, caería Rodesia del Sur, caería África Sudoccidental y caería Sudáfrica. Y solo así caerían.

Si cayeran estos países la economía europea quedaría despojada de su fuente de materias primas, recursos naturales, y algunos de los yacimientos minerales más ricos del mundo. Y sin libre acceso a esta riqueza, la economía de Europa no valdría ni dos centavos. Todos estos países europeos no serían más importantes que un país como Noruega, que está bien para los noruegos, pero que no tiene mayor influencia. No es más que otro país clavado en algún lugar en el norte, como Suecia y algunos de esos lugares. Todos los países europeos serían tan insignificantes como el país más pequeño e insignificante de Europa si perdieran el resto de África. Porque la parte de África que aún está colonizada es la parte del continente africano que aún respalda la economía europea. Y si la economía de Europa se hundiera más, eso barrería con la economía norteamericana. La economía norteamericana nunca puede ser más fuerte que la economía europea porque ambas son la misma cosa. Es una misma economía. Son hermanas.

Digo esto porque tú yo necesitamos comprender lo que está en juego. No es posible comprender lo que ocurre en Misisipi sin comprender lo que ocurre en el Congo. Y no puedes estar verdaderamente interesado en lo que ocurre en Misisipi si además no estás interesado en lo que ocurre en el Congo. Son la misma cosa. Los mismos intereses están en juego. En el Congo se enfrentan los mismos intereses opuestos, funcionan los mismos planes que funcionan en Misisipi. Lo mismo está en juego; no hay ninguna diferencia […]

¿Qué sucede cuando estas naciones africanas empiezan a alcanzar una posición en la que pueden aumentar su propio poder e industrializarse? Significa que si ahora solo son un mercado para las mercancías norteamericanas y los productos terminados de Estados Unidos, y un mercado para los productos terminados de Europa, cuando sean capaces de elaborar sus propios productos serán capaces de obtener sus productos más baratos, porque emplearán sus propias materias primas en los productos terminados. Ahora las materias primas se extraen de África, se transportan a Europa, se emplean para alimentar las máquinas de los europeos y para proporcionarles empleos, y después regresan y se las venden a los africanos como productos terminados. Pero cuando las naciones africanas estén industrializadas, podrán emplear sus propios productos, meterlos en las máquinas y convertirlos en lo que quieran. Entonces podrá vivir más barato. Todo el sistema será un sistema con un alto nivel de vida, pero un nivel de vida más barato.

Este nivel de vida automáticamente será una amenaza para el nivel de vida en Europa porque va a suprimir el mercado europeo. Las fábricas europeas no pueden producir a menos que tengan un mercado para vender sus productos. Las fábricas norteamericanas no pueden producir a menos que tengan un mercado para vender sus productos. Es por esta razón que las naciones europeas en el pasado han impedido que las naciones en América Latina y en África y en Asia se conviertan en potencias industriales. Limitan la maquinaria y la capacidad de producción y manufactura a Europa y a Estados Unidos. Esto permitió que Estados Unidos y los europeos pudieran controlar la economía de todas las otras naciones y someterlas a un bajo nivel de vida.

Esta gente está empezando a darse cuenta de eso. Los africanos lo ven, los latinoamericanos lo ven, los asiáticos lo ven. Por eso cuando los oímos hablar de libertad no están hablando de compartir una taza de café con un racista. No, están hablando de alcanzar una posición en la que puedan alimentarse y vestirse y hacer todas esas cosas que hacen que la vida valga la pena. Así es como tú y yo tenemos que entender la revolución mundial que está ocurriendo ahora mismo.

Cuando entiendes la razón que impulsa la revolución mundial, la motivación del africano y la motivación del asiático, entonces puedes sentir también un poco de esa motivación. Estarás realmente motivado. El hombre en el poder sabe muy bien la diferencia entre la lucha de verdad y la lucha que no es en serio. Mientras sigas pidiendo café, él no tiene que preocuparse por ti; te puede mandar a Brasil […]

Hoy día el poder es internacional, el poder verdadero es internacional; hoy el poder verdadero no es local. La única clase de poder que nos puede ayudar a ti y a mí es el poder internacional, no el poder local. Cualquier poder que sea local, si es poder verdadero, es solo un reflejo o una parte de ese poder internacional. Si tú piensas que tienes poder, y ese poder no está vinculado de alguna manera a lo internacional, yo no me arriesgaría demasiado, hermano.

Si tu base de poder está solo aquí, olvídate. Aquí no puedes construir una base de poder. Tienes que tener una base de poder entre tus hermanos y hermanas. Tienes que tener una base de poder entre la gente que tiene algo en común contigo. Tienes que tener cierta identidad cultural con ellos, o tienes que tener alguna relación con tu base de poder. Cuando construyes una base de poder en este país, la estás construyendo en un lugar donde no tienes ninguna relación con los cimientos donde la construyes. No, tienes que tener esa base de poder en otro lugar. Puedes trabajar aquí, pero mejor pon tu base de poder en otro lugar. No la pongas en manos de este hombre. Cualquier organización que tenga su base aquí no puede ser una organización efectiva. Si tienes potencial y lo basas aquí no va a darte resultados. Tu base y la mía tienen que estar en casa, y ésta no es nuestra casa.

Cuando vemos que las naciones africanas a nivel internacional integran el mayor organismo representativo y la mayor fuerza de cualquier continente, tú y yo estaríamos locos de remate si no nos identificáramos con ese bloque de poder. Estaríamos locos, nos traicionaríamos a nosotros mismos si tuviéramos temor o desconfianza de identificarnos con el pueblo con el que tenemos tanto en común. Si fuera un pueblo que no tuviera nada que ofrecer, nada que contribuir a nuestro bienestar, podrías justificarlo, aun cuando se parecieran a nosotros. Pero si tienes un pueblo idéntico y gemelo y aquí te están tratando a puntapiés, y todavía te da miedo o desconfías o dilatas en identificarte con él, entonces necesitas que te traten a puntapiés. Mereces todos los puntapiés que te propinen. […]

Tú y yo necesitamos aprender cómo mantener una neutralidad positiva. Necesitamos aprender cómo ser no alineados. Si tú y yo estudiáramos la ciencia del no alineamiento, descubriríamos que el no alineamiento es más poderoso que el alineamiento. En este país es imposible estar alineado con ninguno de los dos partidos. Alinearse con uno de los dos partidos es suicidarse, porque ambos partidos son criminales. Ambos partidos son responsables de la situación criminal que existe. Por eso no puedes alinearte con un partido.

Lo que puedes hacer es inscribirte como elector para que tengas poder, potencial político. Si inscribes tu potencial político, quiere decir que llevas el arma cargada. Pero tener el arma cargada no quiere decir que debes disparar antes de ver una oportunidad que realmente te beneficie. Si quieres un pato, no dispares cuando veas un oso; espera hasta que veas un pato. Y si quieres un oso, no dispares cuando veas un pato; espera hasta que veas un oso. Espera hasta que veas lo que quieres, y entonces sí: ¡apunta y dispara!

Lo que ellos hacen contigo y conmigo es decirnos: “Inscríbete y vota”. Nada de “inscríbete y vota”… ¡simplemente inscríbete! Eso es lo más inteligente. Nada de inscríbete y vota… podrías votar por un idiota, podrías votar por un pillo, podrías votar por otro tipo que quisiera explotarte. “Inscribirse” significa colocarse en posición de tomar acción política en el momento, en el lugar y en la forma que nos beneficie a ti y a mí; estar situados para sacar ventaja de nuestra posición. Entonces estaremos en posición de hacer que se nos respete y que se nos reconozca. Pero tan pronto te inscribes y quieres ser demócrata o republicano, te estás alineando. Y una vez que estás alineado ya no puedes negociar -en absoluto-. Tenemos un programa que vamos a lanzar, que va a incluir la inscripción del mayor número posible de nuestra gente. Pero van a inscribirse como independientes. Y estar inscritos como independientes significa que podemos hacer lo que sea necesario, donde sea necesario y en el momento que sea necesario. ¿Comprendes? […]

Como dije hoy -y probablemente vas a leer algo mañana en el periódico sobre eso; lo van a exagerar y tergiversar- lo que necesitamos aquí en este país (y lo creo con todo mi corazón, con toda mi inteligencia y con toda mi alma) es el mismo tipo de mau mau que tenían allá en Kenia. No te avergüences jamás de los mau mau. No hay por qué avergonzarse de ellos. Hay que estar orgullosos de ellos. Esos hermanos eran combatientes por la libertad. No solo hermanos, también había hermanas allí. Conocí a muchos de ellos. Son valientes. Te abrazan y te besan… se alegran de verte. De hecho, si estuvieran aquí, rectificarían este problema en un instante.

Una vez leí un cuento, y los amu mau lo hicieron realidad. Leí una vez un cuento en que alguien le preguntaba a un grupo de gente cuántos querían la libertad. Todos levantaron la mano. Creo que había alrededor de 300. Entonces dijo: “Bien, ¿cuántos de ustedes están dispuestos a matar a todo el que se interponga en su camino hacia la libertad?” Unos 50 levantaron la mano. Y él les dijo a esos 50: “Párense aquí”. Quedaron sentadas 250 personas que querían la libertad, pero que no estaban dispuestas a matar por ella. Entonces se dirigió a los 50 y les dijo: “Ustedes quieren la libertad y dijeron que matarían a todo el que se interpusiera en su camino. ¿Ven a esos 250? Primero los liquidan a ellos. Algunos son sus propios hermanos y hermanas y madres y padres. Pero son los que se interponen en el camino de su libertad. Ellos tienen miedo de hacer lo necesario para alcanzar la libertad y les impedirán a ustedes que lo hagan. Desháganse de ellos y la libertad llegará naturalmente”.

Esto me parece muy bien. Eso es lo que aprendieron los mau mau. Los mau mau se dieron cuenta que lo único que se interponía en el camino de la independencia del africano en Kenia era otro africano. Por eso comenzaron a liquidarlos uno a uno, a todos esos Toms. A uno tras otro, según iban encontrando otro tío Tom africano en el camino. Hoy son libres. El hombre blanco ni siquiera participó… se apartó del camino. Eso es lo que va a ocurrir aquí. Tenemos demasiados de los nuestros que se interponen en el camino. Todo les da miedo. Quieren aparecer como respetables tíos Tom. Quieren que el hombre blanco los admire como gente responsable. No quieren que él los clasifique como extremistas o violentos o irresponsables. Quieren esa buena imagen. Y nadie que se preocupe de su buena imagen será libre jamás. No, esa imagen no te pone en libertad. Tienes que agarrar algo en la mano y decir: “Miren, o ustedes o yo”. Y te garantizo que entonces sí te dará la libertad. Dirá: “Este hombre está dispuesto a lo que sea”. Repito: agarren algo en la mano. No voy a definir lo que quiero decir con “algo en la mano”. Pero no es un plátano […]

Me doy cuenta que estoy diciendo cosas que quizás pueden meterme en líos, pero, hermanos, yo nací en medio del lío. Ni me preocupa el lío. Me interesa una sola cosa: la libertad, por todos los medios que sean necesarios.

La Cheka ha extraído este discurso del libro Malcom X: discursos, entrevistas y declaraciónes. Canadá: Pathfinder, 2010.

Descarga PDF